May 27, 2019

Una de las acciones que diferencian a las personas que alcanzan sus objetivos de las que no lo hacen es trazar un detallado plan de acción para los próximos  5 o 10 años, en el que se especifiquen rentabilidades de las inversiones, ganancias mensuales o anuales y pasos a seguir en cada momento del plan.

Aquí os dejo algunas características fundamentales que debe contener, y las ventajas de trabajar con un plan bien definido.

Características que debe tener tu plan de acción:

Fases: Cómete el elefante a mordiscos, es decir, define fases, y dentro de cada fase, pasos pequeños para finalmente lograr un meta grande. Estructura tu plan en años, meses y semanas. Cada día o semana comprométete a dar esos pequeños pasos, que son los que te levarán finalmente a tu meta.

Objetivos: Define objetivos cualitativos o cuantitativos para cada periodo de tiempo, de forma que puedas saber fácilmente si los has logrado o no.

Hábitos de éxito: La realización de tareas sencillas, te ayudará a crear hábitos de éxito que te facilitarán el camino.

Evaluación: Evalúate cada semana, cada mes. ¿Estás llegando a los objetivos programados?. Si es así fantástico, estás en el buen camino. Si no, hay que revisar el plan, ver donde se está fallando y ponerle solución. Quizás haya que cambiar algunas actividades, alargar los tiempos, o simplemente hacer algunos cambios.

Premios: Prémiate por cada objetivo que logres, significa que estás en el buen camino. Anímate para seguir adelante.

Cuantificar: ¿En cuantas inversiones quieres participar éste año? ¿De qué fuentes van a venir tus principales ingresos?¿Qué rentabilidad quieres obtener en cada una de las inversiones que realices?¿De qué manera vas a utilizar el dinero ganado? Especifica con cifras cada una de éstas preguntas y otras que te ayuden a dar claridad y sencillez a tu plan.

thinking-about-money

Ventajas de tener tu plan:

  • Estarás en ventaja sobre la gran mayoría de gente que quiere conseguir sus metas y no las escribe ni las define.
  • Te servirá como mapa para saber donde te encuentras ahora y hacia donde quieres dirigirte. Fundamental para empezar a recorrer el camino. Si en algún momento te pierdes puedes recurrir a él para encontrarte, recuperar aliento y energía. Siempre sabrás en que fase de tu plan te encuentras.
  • Puedes evaluar tus avances. Si trabajas con fechas y ratios, y dedicas un tiempo cada semana a estudiar tus avances, lo que sí o lo que no has cumplido, verás cuales son tus actividades más productivas y cuales son las que te hacen avanzar con más velocidad.
  • Puedes modificarlo sobre la marcha y adaptarlo a nuevas situaciones o intereses que te surjan.
  • Te ayudará a tener tu objetivo final siempre presente. Fundamental para el éxito.

 

No Comments