September 20, 2017

El cementerio está plagado de gente con buenas ideas, personas con sueños enterrado y proyectos por ver la luz. Si no lo haces no existe, por mucho que sea una idea brillante. Siempre es mejor equivocarse que no intentarlo, ya que si te equivocas podrás mirarte al espejo con respeto sabiendo que eres un “hacedor”. Alguien que no prejuzga, sino que experimenta. 
Opino humildemente que no se puede juzgar a partir de un prejuicio, de una descripción. Hay que materializar la idea para que exista. Las cosas son complicadas y divertidas, pues si fueran faciles no tendrían gracia. 
La película Ciudadano Kane es un ejemplo excelente. Nació de una negativa, no de una aprobación. Orson Welles  no encontró productores, pero pudo recaudar algo para el reparto.
Suplicó aquí y allá, pidió dinero prestado y engatuso a gente para que construyeran decorados y grabaran pruebas buenas que acabaron constituyendo una  tercera parte de la película. Gracias a estas pruebas los productores pudieron ver la idea, y él consiguió el dinero.
De no haberlo hecho cuando parecía que no se podía hacer nada, la película habría pasado a engrosar la lista de ideas jamás realizadas. Por eso es tan importante pensar: Si no lo hago no existirá jamás.
 
“No es crítico el que cuenta, ni el hombre que señala el tropiezo del fuerte o el modo en que podían haberse mejorado las hazañas del héroe. El honor pertenece al hombre que está en la arena, cuyo rostro manchan el polvo, el sudor y la sangre, que lucha valientemente, que yerra y falla por poco una y otra vez, que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones y que se gasta en una causa valiosa, quien en el mejor de los casos conoce al final las mieles del triunfo y el logro, y quien, en el peor de los casos, si fracasa, al menos fracasa arriesgándose grandemente, de manera que su lugar no estará nunca con esas frías y tímidas almas que no conocen ni la victoria, ni la derrota.” Esta interesante reflexión es de Theodore Roosevelt. Debemos lanzarnos midiendo los pros y los contra, pero sobre todo lanzarnos a la arena, porque el tiempo pasa muy deprisa. 
F100008599
 
Otro importante concepto a la hora de actuar es lo que se denomina como “el test de las 3 puertas”. Déjame que te hable de ello, es curioso:
Los sabios de la antigüedad solo hablaban si las palabras que iban a pronunciar pasaban 3 puertas: en la primera puerta se preguntaban a sí mismos: ¿Son estas palabras sinceras? Si así era, las palabras pasaban entonces a la segunda puerta, ante la cual los sabios preguntaban: ¿Son estas palabras necesarias? Si lo eran, pasaban entonces a la tercera puerta, ante la que preguntaban: ¿Son estas palabras amables? Solo si también esta respuesta era afirmativa permitían que las palabras salieran de sus labios y fueran enviadas al mundo.

“¡Trata a las personas como si fueran lo que deberían ser y ayúdales a convertirse en lo que son capaces de ser!” dijo una vez Wolfgang von Goethe. Piensa en ello, porque nunca sabes el impacto que van a tener tus palabras, una simple frase puede ser recordada toda una vida como una caricia, o como un cuchillo.F100008229

 
Mucho éxito y a por todas amigo/a.
Te dejo con un gran modelo de empresario que espero te inspire a mejorar. 
  • Audio mp3 Episodio 176: “Francisco Martinez-Cosentino (un empresario modelo) por Juan Haro
       Haz clic aquí para escucharlo: http://juanharo.podomatic.com/entry/2010-05-22T11_54_27-07_00 

No Comments