May 27, 2019

Un estudio realizado por la revista norteamericana Applied Research in Quality of Life, nos indica que el desear querer cosas materiales (tanto si las obtenemos, como si no), hace que nos sintamos mucho menos satisfechos con nuestra vida.

James Roberts, el autor del estudio, y profesor de Marketing en la Universidad de Texas, afirma que los bienes materiales nunca pueden hacernos completamente felices. La alegría y la felicidad, dependen de cómo nos sentimos con nosotros mismos, de nuestras relaciones con los demás y de nuestra participación activa en la sociedad en la que vivimos.

Sostiene que la obsesión por lo material puede llegar a minar por completo nuestra autoestima, destruyendo esas relaciones personales, y la felicidad.

La clave está en ser muy consciente del Tsunami del consumidor, en no dejarnos inundar y en reflexionar siempre detenidamente nuestras decisiones, con apoyo de nuevo en las relaciones sociales, como base de esa felicidad.

Por supuesto, ello incluye los trabajos solidarios y de voluntariado, que se ha demostrado que aumentan la felicidad personal. Los hay de lo más tradicional, por ejemplo en organizaciones sin ánimo de lucro, cualquiera de las que ya conocemos, o bien, apoyándose por ejemplo en las nuevas tecnologías y en las redes, creando grupos de aprendizaje y apoyo mutuo, en diferentes áreas o sectores, por ejemplo la Educación Financiera.

No Comments