September 20, 2017

Desde hace mucho tiempo estamos, desde la Escuela de Inversión, la importancia en las negociaciones en nuestra vida diaria. La negociación está presente en muchas de nuestras acciones cotidianas, interactuar con tu familia, cuando te pides un café en un bar o en esa conversación con un amigo de la infancia. No solo negocias en tu vida profesional. Negociar es conseguir aquello que quieres.

Teniendo esta premisa muy presente para todo aquel que quiera su libertad financiera, que identifica el desarrollo de su habilidad de negociación como un aspecto muy cuidado y objeto de mucha inversión. El retorno que genera esto es brutal, y de ahí que sea una habilidad que tienes que pulir en tu desarrollo profesional.

Esto los ricos lo saben, no es casualidad que los magnates que están encabezando la lista Forbes sean todos unos negociadores natos. La mayoría de ellos tienen este don por talento innato, lo que ha hecho que con el paso de los años ese don les haya llevado directa o indirectamente al éxito.

Las maneras de negociar son tantas como estrellas hay en el firmamento, todas son válidas y algunas serán más oportunas en ciertos momentos que en otros.  En nuestros cursos enseñamos una de las técnicas más recurrentes por los profesionales y es la búsqueda del NO, es una de las que más nos gusta entre todas las técnicas de negociación que usamos en La Escuela de Inversión.

Los grandes patrimonios no solo usan una estructura fiscal sólida, si no que gracias a su formación constante de nuevos cambios en las legislaciones y a su alta capacidad de negociación, mantienen la balanza a su favor. El asesoramiento es una inversión, no un gasto y aquí viene el error de mucho emprendedor, por lo que no temas a pedir opiniones, aunque sean pagadas, o a informarte sobre todo aquello que creas importante o relevante para tu campo. Este asesoramiento siempre recomendamos seguir las directrices de profesionales como GBS, asesores financieros con más de 15 años de experiencia o bien formarte con cursos sobre este tema.

f001973

Otro hábito de la gente que gestiona grandes patrimonios es la metodología empleado para ello, es decir, el sistema que genera o mantiene dicho patrimonio debe ser autónomo y eficaz independientemente del gestor de dicho patrimonio. Es importante destacar que la elaboración de un sistema es solo una parte del juego, el ejecutarlo correctamente será determinante por lo que una parte va ligada a la otra de manera muy cercana.

Nosotros somos unos enamorados de los sistemas, pues es un pilar básico de la libertad financiera de cada uno. Recuerda que un sistema tiene el potencial de generar dinero pasivo, por lo que el crear una consecución de sistemas es lo que crea un patrimonio y mantener esos sistemas en el tiempo es lo que convierte a ese patrimonio en un gran patrimonio.

La siguiente pregunta lógica sería… ¿Cómo se genera un sistema?

Si has llegado a esa pregunta tú también verás que no es sencillo, y dependerá del ámbito donde quieras aplicarlo. En resumen, los sistemas suelen ser simples, fácilmente entendibles, y sobre todo aportando mucho valor en determinadas fases que hacen que dicho sistema sea único. Para conseguir esto tienes que pensar diferente, que alejarte del comportamiento estándar en aquello que quieras aplicar ese sistema. Así encontrarás una nueva manera de realizar algo que cree ingresos pasivos, base sobre la que se preserva un gran patrimonio.

Gracias, os esperamos en el próximo post de La Escuela de Inversión.

No Comments