November 19, 2017

El gran Charles Chaplin lo decía hace muchos años: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos”. Hoy me gustaría profundizar un poco en este tema tan interesante, la vida es una obra de teatro y elegimos qué personaje tener. Además siempre comento que la vida es también un juego, y todos somos libres de jugar a un juego o cambiar a otro.

A veces pensamos que lo que nos sucede es culpa nuestra, que debemos cumplir ese papel que nos ha tocado vivir hasta el final. Culpamos a las circunstancias, al Estado, a la Banca, a la mala suerte. Pero no es así, tú tienes la opción de seleccionar el personaje, el juego, el role que vas a desempeñar en cada etapa de la vida. Si un papel no te gusta, si la obra de tu vida no te llena, si algo te disgusta puedes (debes) decir: ¡Basta! cambio de papel, cambio de juego, cambio de personaje. ¿Por que seguir jugando a lo mismo si esto no me llena?

¡Ya!, nos cuesta cambiar, nos cuesta aprender otro personaje nuevo porque tememos lo desconocido. Pero precisamente lo desconocido te puede traer nuevas experiencias y sensaciones, retos nuevos y conocer personas que te pueden cambiar la vida. Te cuento esto porque recuerdo perfectamente el día que la vida me empujó a tener que desempeñar un papel nuevo en el mundo inmobiliario. Mis agencias inmobiliarias en el año 2.004 estaban dando pérdidas, estaba en números super rojos. Debía cerrarlas y crear un nuevo personaje en mi vida. Seguro que a ti también te ha pasado muchas veces. Para aprender este nuevo personaje busqué información, gente que supiera como invertir en inmuebles sin dinero, como comprar edificios o terrenos o bien como analizar la compra de un solar para construir viviendas. Era un mundo nuevo para mi. No sabía donde me llevaría pero estaba ilusionado. Antes había desempeñado un único papel: el del intermediario. Cobraba una comisión por unos servicios inmobiliarios. Comencé con ilusión y con humildad, olvidé lo que sabía y como cualquier actor que prepara su papel en una película me dispuse a aprender mi nuevo personaje. 

Charles Chaplin

Ahí en ese momento aprendí que cualquiera podía convertirse en uno de estos 3 personajes (roles) en la familia de inversión que siempre me ha enamorado: los inmuebles. Estas 3 opciones son las siguientes:

  1. Inversor. Quien acumula propiedades para cobrar alquileres: cash flow constante. Flujo de efectivo mes tras mes.
  2. Especulador. Preciosa palabra. Quien compra primero para vender después y obtener un beneficio: o sea todo el mundo es especulador. Quienes compran casas o inmuebles para obtener plusvalías; y también pérdidas pues no todos los finales son felices.
  3. Director de Orquesta/Negociador. El que cobra unos honorarios por su trabajo, el que orquesta a los distintos elementos: vendedor, comprador, financiación, etc…

Los 3 son posibles y viables para cualquier persona, los 3 personajes me apasionan. Solo falta que tú lo decidas, que quieras cambiar y empezar de nuevo. No te digo esto para presumir, solo para que olvides las cadenas o prejuicios que te atan a cambiar tu vida. Vivimos siempre pensando que solo hay una manera de lograr las cosas, pero no es verdad. Hay miles de formas. Este siglo XXI se caracteriza por reinventarnos constantemente.

Termino como empecé con el gran actor Charles Chaplin y una de sus mejores frases: “Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso”. Gracias Chaplin, ¡¡¡brutal el mensaje!!!! Lo que tu creas que es posible marca una notable diferencia. No lo olvides.

Pero te lo cuento mejor en este vídeo.

Vídeo: “Los 3 personajes en Inmuebles” por Juan Haro

Duración: 5 minutos

No Comments