March 24, 2019

Amigos inversores, me gustaría compartir con vosotros una anécdota que me ha ocurrido ésta semana, y nos hemos encontrado ya con varios propietarios con éste punto de vista, que pienso, es necesario adaptar a los tiempos que corren, si realmente se necesita vender una vivienda.

Nos pusimos en contacto con un propietario que quería vender su inmueble, de hecho el piso estaba en venta ya desde hace más de un año y anunciado en varios portales de internet y varias agencias. El piso estaba impecable, con unas calidades y características generales muy buenas. Perfectamente vendible para el comprador adecuado con la adecuada solvencia.

Al sentarnos con el propietario para averiguar sus necesidades respecto a la venta de su casa, se mostraba inflexible respecto a la posibilidad de cuestionar el precio de venta .

Cómo pasa muy a menudo en éste momento económico en el que estamos, el valor de una vivienda suele ser mucho mayor que el precio que está dispuesto a pagar el mercado por ella, no se trata de rebajar el precio sin más, se trata de saber analizar las variables que nos podrán indicar si nuestro inmueble está en el mercado o simplemente, no se venderá nunca. Hinchar el precio por si “cuela “ y luego ir rebajando, no suele funcionar.

Por ello es importante que a la hora de vender tengamos claro que queremos o necesitamos verdaderamente hacerlo y estudiar antes cómo esta el mercado y dónde se tendría que posicionar nuestra vivienda para competir y finalmente se vendida que es lo que nos interesa.

Dicen los expertos que se puede vender en los primeros 21 días, si no se ha vendido en los primeros 2 meses nuestra vivienda es invisible para los posibles compradores y seguramente sea el precio lo que nos hace estar fuera del mercado.

Posiblemente sea el peor momento en muchos años para vender una vivienda, también es cierto que es posiblemente el mejor momento para comprar, las normas las marcan ahora los compradores y no al contrario como sucedía en plena burbuja.

Si estudiamos con detenimiento la pérdida de beneficio en la venta, podemos amortizarla consiguiendo un precio reducido en la compra y así minimizar pérdidas.

Ánimo inversores, todos los casos tiene solución.

No Comments