March 24, 2019

Hola Amigos lectores

Cómo bien sabéis, estamos en el medio del mes del profesional y del liderazgo. Nosotros, en de La Escuela de Inversión, solemos daros claves o trucos y tratamos de abarcar amplios territorios de educación financiera. Nos encanta fijarnos en la gente de éxito, analizar su camino y tratar de asimilar los puntos fuertes de estas historias de éxito.
Una de las cosas que no nos cansamos de decir es que te juntes a esa gente que destaca en lo que tú quieres dominar. Rodéate de gente que ha alcanzado la excelencia y aprende de ellos. Esta moraleja es de las que más repetimos en nuestros cursos y seminarios y es que nos damos cuenta a lo largo de todo este tiempo, que toda esa gente que ha alcanzado sus sueños, toda esa gente que tiene una visión y la lleva a cabo tiene patrones en su comportamiento que se suelen repetir en mayor o menor medida.
Estoy hablando de cosas como estas:

Se responsable de tus errores

no-error

Mucha gente en el ámbito profesional tratará de sacar ventaja o eximir su responsabilidad, pero el profesional sabe que se ha equivocado y lo celebra, porque será un error que le ha hecho aprender. Nadie quiere trabajar con alguien que “nunca se equivoca” o que siempre tiene alguna excusa que poner para justificarse.

La gente de éxito está por encima de todo esto, saben que errar es parte del proceso y cuando se comete un error hay detrás algo muy valioso que puedes aprender para tu negocio.

Aprende a expresarte con propiedad

relacion-jefe-empleado_1_943632La comunicación es algo vital para el trabajo. Queramos o no, siempre estamos tratando con clientes, proveedores, compañeros, jefes… Saber transmitir tu opinión, lo que crees que no anda bien y por qué, aquello que ves que quizá no vea nadie más es imprescindible para tener éxito. No es tanto ponerte a repasar los clásicos de la literatura (que tampoco viene nada mal) si no el saber cómo dirigirse hacia las personas. No es lo mismo el tratar con un futuro cliente como tratar a un proveedor de toda la vida. No te expresas igual con tu compañero de trabajo que se sienta a tu lado todos los días que con el CEO de tu empresa.

Hay que saber elegir el tono y proyectar profesionalidad en lo que haces, se puede trabajar con un lenguaje distendido y ser muy profesionales, como por ejemplo hemos visto en la plantilla de Google así como el hablar de manera exquisita en tus formas no te asegura tampoco el cerrar un trato comercial.
Hay que ser claro, hablar con honestidad tranquilidad y seguridad. No hace falta que te conviertas en un ponente de talla internacional, pero si que cuides tu manera comunicarte dentro del trabajo.

Se fiel a tu palabra

dandose la manoHay que cumplir con lo que hablamos. El poder de lo que decimos, de la palabra en general, está directamente ligado a la confianza en nuestras relaciones profesionales, y amigos, la confianza lo es TODO dentro del ámbito laboral. El truco de finalmente el hacer lo que has dicho que harías es muy simple: DI NO
Muchas veces los temores a perder un cliente, el fallar a tu jefe, o el asumir que es tu única responsabilidad nos hace el decir SI. Decir “sí” a ponerte más trabajo, el decir “sí” a cumplir con un objetivo que sabes que es muy complicado cumplir. Pero no puedes decirle que no a tu jefe… ¿o si?

Volvemos al punto anterior, saber expresarte y dar tu punto de vista es muy importante, si crees que no puedes comprometerte al 100% a hacer algo, es preferible que expliques las razones, o que trates de sacar tu habilidad de comunicación para exponer el como ves las cosas. No es negarte a trabajar, no es fallar a tu jefe o a tu compañero es el ser profesional y poner las cartas encima de la mesa boca arriba.
Pospón las tareas que creas que no te puedes comprometer a hacer, y todos sabemos que surgen imprevistos dentro de la actividad diaria que pueden modificar lo que has dicho en un principio pero en estos casos tienen que ser la excepción que confirma la regla y no al revés.

Pospón las tareas que creas que no te puedes comprometer a hacer, y todos sabemos que surgen imprevistos dentro de la actividad diaria que pueden modificar lo que has dicho en un principio pero en estos casos tienen que ser la excepción que confirma la regla y no al revés.

No Comments