September 25, 2018

En esta ocasión hay una parte importante de personas que nos han hecho darnos cuentas de que en la educación financiera, tenemos un par de conceptos que no están del todo bien interpretados y esto da lugar a una cantidad importante de dudas que deriven en un comportamiento, no muy saludable para nuestras finanzas.


Hablamos de la deuda, pero ¿hay deuda buena o mala?

En el mundo del coaching, se utiliza mucho este término de “deuda buena”, pues numerosos gurús financieros hablan de que hay que diferenciar entre los tipos de deuda que existe. Hay también muchos que niegan que exista cualquier deuda que puede considerarse buena, y es que para gustos, los colores y para opiniones sobre el dinero hay tantos o más que colores.

Opciones como los créditos que nos den la posibilidad de crear nuevas oportunidades siempre con el conocimiento necesario, como siempre decimos, educación financiera y más educación financiera. Créditos, operaciones en las que debemos de tener muy estudiados condiciones y situaciones, por ejemplo como los créditos con asnef que puede ser una alternativa para iniciarnos en el mundo financiero y crear nuestro propio camino hacia la libertad financiera, una salud económica solvente.

Si bien la “deuda buena” se ha hecho muy presente en el mundo del dinero gracias a que es importante, no arriesgar todo tu dinero en el mundo de los negocios, más bien es más saludable financieramente el que el dinero sea de varios entes, personas u organizaciones.

Esta práctica es muy común en los negocios y además de ser un consejo que se repite por muchos coaches, disminuye encima el riesgo de que te veas envuelto en una posición de pérdidas totales sobre tu patrimonio personal.

Este concepto es de doble filo, pues hay muchos casos en que la gente se ha endeudado con una deuda “buena” pero luego no ha sido tan buena. ¿Qué hace que una deuda sea buena, entonces? Pues sinceramente, qué hagas con esa deuda y como lo hagas…

Entendemos como este tipo de deuda buena aquella que nos ayuda a alguna actividad que nos reporta más beneficios que lo que tenemos que pagar por la deuda, es decir, este tipo de deuda no se usa nunca para consumir, si no para generar ingresos a partir de ese dinero necesario.

Es complicado el utilizar una deuda y en general a los bancos para apalancarte en su dinero, pero no es menos cierto que hay muchos profesionales que hace de esta gestión de la deuda y acuerdos con dichas entidades como una virtud, hasta tal punto que la gran mayoría de los grandes negocios en la actualidad dispone en su balance de cuentas un parte de deuda buena.

No nos engañemos, en el juego del dinero, el utilizar bien estas prácticas es fruto del que saca sobresalientes en educación financiera, es cierto que no es para todo el mundo el poder generar dinero con deuda buena. No podemos asegurar que sea una práctica recomendable si eres una persona con una educación financiera baja.

En general, aplancarse está muy bien,y es algo que recomendamos mucho, aunque no si advertir que tienes que saber lo que haces y calculando bien los riesgos, si tu condición es de una persona que es amateur en los negocios y en la educación fianciera, debes tener muy  claro que se pueda usar y se puede obtener muy buenos resultados pero enteramente si sabes qué haces con esa deuda, como lo vas a hacer para pagar ese dinero de vuelta y en definitiva tienes que saber cómo calcular tus riesgos de manera correcta, o de lo contrario, tu deuda no será nunca “buena”.

No Comments