December 13, 2017

Bienvenidos a un nuevo post de La Escuela de Inversión, el tema de hoy es complicado pero no tanto como la conciliación familiar en el trabajo. Lo cierto es que esto tiene mucho que ver con los tiempos, los biorritmos que se van generando en la sociedad y de la cultura que a lo largo de los años va cambiando, y en la última década mucho más gracias a la magia de internet y las ciencias de la información que ha conseguido un progreso a todos los niveles en la vida cotidiana del ser humano  que hace que se vayan eliminando inconvenientes y desventajas, aunque nos encontramos con que surgen otras nuevas.

Es un tema recurrente cuándo nos topamos con casos de gente que está empezando a interesarse en su educación financiera pero encuentran un primer escollo descomunal en la conciliación laboral. El tiempo es el que es, 24 horas para todo el mundo, y hay muchas cosas por hacer en la vida, a nivel laboral, emocional, familiar… son muchos los quehaceres que hay en la vida cuándo te empiezas a preocupar por tu educación financiera, y al final es parte de la rueda en la que estamos sometidos: siempre nos hace falta más tiempo…

 

A pesar de todo, las administraciones públicas y el sector privado avanzan en esto realizando importantes logros como la flexibilidad horaria, derechos por maternidad o funcionalidad de entrada y salida de trabajo. Aun así, siguen existiendo grietas en el día a día, donde diferentes situaciones os sonarán muy comunes, educación financiera no es solo el manejo de la economía personal sino también la capacidad de elección entre opciones con nuestros seres queridos para disfrutar de la verdadera libertad financiera.

Para cualquier duda acude a la oficina de empleo más cercana, pero sigamos con el tema que estamos analizando. Conciliar familia y trabajo resulta hoy especialmente complejo, sobre todo cuando los modelos tradicionales ya no son sostenibles, en una pareja ambos trabajan, diferentes horarios, adolescentes que pasan a una madurez obligada emocionalmente o universitarios que vislumbran pocos rayos de esperanza entre su futuro.

La educación financiera también es la seguridad, unión y protección de la familia, lejos de atribuir roles clásicos de cuidado del hogar, crianza de la familia y demás, familias monoparentales o arrastradas por la corriente económica necesitan aún más tiempo, más educación financiera.

La conciliación con el trabajo no es suficiente cuando el trabajo no es la herramienta para la vida sino la vida es una herramienta para el trabajo. No existe conciliación, existe adaptabilidad, siempre insuficiente abriendo una brecha social mayor, más de 40 años trabajando, más de 40 semanas al año, más de 40 horas semanales para no disfrutar al fin al cabo de los más importante, el tiempo, nos plantamos con 70 años, y ahora ¿qué? La inversión en el trabajo es igual de importante que la inversión económica, la libertad financiera se alcanza cuando tienes las herramientas para conciliar de manera real la familia, tu vida, tu trabajo y tú. Siempre debemos estar en constante mejora, en constante búsqueda de empleo, en todas las ciudad pero sobre todo en los principales núcleos de población como en Barcelona o investigando sobre las ofertas de empleo en Madrid.

Como siempre, os recomendamos que seáis de esos pocos que se aprenden y pasan tiempo tratando de incrementar la educación financiera que nos ayudará a tener que lidiar con este tipo de problemas desde otra perspectiva, con más armas y sobre todo con más tiempo.

 

 

No Comments