July 23, 2019

No son pocos quienes nos hemos interesado por el mundo bursátil alguna vez. Bien sea porque descubrimos que es un sector totalmente desconocido para la mayoría de la gente o porque a medida que vamos leyendo cosas sobre él, el reto puede picarnos y hacer que queramos aprender más y más.

Sin duda supone todo un desafío ya que muy poca gente de todos cuanto operan en bolsa, tienen beneficios. Desde mi humilde punto de vista, se requieren de una serie de habilidades para poder ganar en este apasionante pero complejo juego si es que me permitís la expresión.

Hay innumerables cursos en el mercado para convertirse en trader profesional, pero claro, hay que tener algo muy muy claro. Esto no se aprende en 6 meses, ni siquiera en un año o dos. Existe un fuerte componente teórico , siendo obligatorio el hecho de conocer muy bien una serie de conceptos elementales, y, sobre todo disponer de un método y cumplirlo a rajatabla aunque pasemos por malas rachas o buenas. La clave es dar con un método que nos permita ganar más días de los que se pierde. Esto parece una obviedad, pero no lo es tanto cuando cambiamos nuestra operativa continuamente ante una mala racha que se puede prolongar más de lo esperado. Si el método nos da más beneficios que pérdidas aunque haya días malos, hay que perfeccionarlo en todo caso, pero nunca abandonarlo. Muchas veces hay que pensar cuánto estamos dispuestos a perder en un día, y no tanto cuánto pensamos ganar. A fin de cuentas es un juego en el que algunos días se gana, otros se pierde y en el que en otras ocasiones te quedas igual.

Otro aspecto fundamental en todo esto es el componente emocional, el famoso psicotrading. Como yo no soy ningún experto en la materia, sólo os diré que el control de las emociones supone un porcentaje muy importante, a la hora de gestionar nuestras ganancias o pérdidas. Emoción, nerviosismo, enfado, alegría y abatimiento son palabras que están a la orden del día de cualquier trader que opera habitualmente. No hay que dejarse arrastrar por todo ello el exceso de codicia y las ganas de recuperar lo perdido son igualmente perniciosos cuando estamos de lleno en este mundillo.

Aquella persona que ve como hay gente que gana 2.000 euros al mes (o mucho más) con 2-3 horas operando al día en la bolsa, que no se lleve a engaño. Aparte que es una minoría tremenda la que gana eso, es un largo camino que requiere de mucha preparación, dinero y estudio constante durante años. Esto no es algo que se aprende y ya, sino que hay que perfeccionarlo constantemente y estar muy atento a los cambios de los mercados.

Muchos son como aquel niño que quiere aprender a nadar. Nadie aprende leyendo libros sobre como lanzarse al agua, mover los brazos y las piernas y mantenerse a flote. Eso puede valer como primeras nociones para hacerse a la idea. Todo se hace actuando..en este caso operando después de haber aprendido una serie de conceptos fundamentales. Pero como lógicamente a nadie le gusta perder dinero, y los novatos son carne fresca en este sector, primero hay que hacer muchísimas horas de simulador. Es la mejor forma de entrenarnos y sólo “palmar pasta” virtual, irreal. Si los pilotos de aviones hacen cientos de horas de simulador hasta dominar la técnica y ser expertos en manejar sus inmensas naves con gente a bordo, ¿cómo no lo va a hacer alguien que compite en un mercado que desconoce por completo y dónde hay mucha gente muy experta en la materia?

Comento todo esto porque lamentablemente el mundo bursátil no es tan fácil ni tan rápido para pasar de novato total a ser una persona que quiera y pueda vivir de él. Muy pocos lo consiguen. Hay un largo camino entre medias que puede acortarse o alargarse según la dedicación que podamos tener. Una persona con un trabajo normal de 40 horas a la semana, difícilmente podrá aprender a buen ritmo ya que dispone de muy poco tiempo libre. En cambio, una persona con recursos y mucho tiempo libre, sí que podrá avanzar mucho más rápido si le dedica el esfuerzo y el tiempo necesario para poder aprender constantemente.

La bolsa no es la panacea ni un camino de fácil recorrido, se requieren altas dosis de paciencia, perseverancia, tiempo y unos buenos formadores/mentores para poder adentrarnos con relativo éxito en este desconocido pero interesante sector. Me parece estupendo que la gente se apunte a cursos para iniciarse en ese sector, pero sería muy iluso y falso asegurarles de que en pocos meses estarán ganando dinero con este o ese método concreto. Hay que tener un respaldo económico fuerte detrás, para dedicarle todo el tiempo posible, y poder lanzarse algún día al mercado real (mientras estamos aprendiendo necesitamos dinero para poder mantenernos..o acaso piensas que por hacer un curso intensivo de bolsa, en 3 meses serás Warren Buffet). Sería algo kamikaze dejar un trabajo para pensar que en seguida estaremos viviendo del trading.

Fernando Pérez

No Comments