October 24, 2017

JSP-kids-clothing

Hoy nos parece buen momento, ya casi a finales del verano, para reflexionar sobre cómo nos influye, tanto a nosotros, como a nuestros jóvenes, la cultura consumista en la que vivimos, a pesar de la crisis que nos rodea, o nos toca de lleno, según cada caso y momento.

Lo vivimos con una inusual normalidad, a pesar de que a nivel psicológico, la actitud consumista nos genera principalmente ansiedad e insatisfacción.

Sería una buena tarea el saber desenmascarar qué elementos ocultos nos inducen a obtener bienes de consumo y moda sin aparente límite.

Esto pasa, en primer lugar por saber conseguir, repito, en primer lugar para nosotros, y luego para nuestros hijos, un espíritu crítico y reflexivo que nos permita, cierta filosofía vital, centrada en el disfrute de qué somos, no de lo que poseemos.

Y en segundo lugar, adquirir actitudes que nos alejen de esa ola consumista y de sus constantes invitaciones……

Lo peor, es que después de entrar en esa rueda consumista, muchos se sienten muy mal, nunca llegarán a estar conformes con lo que tienen, ese es el principal problema a evitar.  En concreto a nuestros jóvenes, muy influenciados por la moda, les vendrán muy bien algunas reflexiones :

 

Reflexiones básicas sobre los mensajes consumistas en la moda :

–          Todo está guiado por intereses puramente económicos.

–          Todo lo que hoy está de moda, mañana estará pasado de moda.

–          A la mayoría de los diseñadores o comercios, les mueve principalmente el dinero que les reportan sus creaciones, nada que ver con la estética, la elegancia, ni la funcionalidad o comodidad.

–          La moda nos incita a vestir, peinar y comportarnos para llamar la atención, para que los demás nos imiten, aunque sea a costa de ir estrafalarios.

–          La clave está en la personalidad, como para casi todo en la vida, lo importante no es tanto el vestido, sino la percha que lo llevará.

–          La moda cambia de manera cíclica con el único objetivo de poder volver a vender y hacer que consumamos, por esto los diseños siempre se van repitiendo con cierta periodicidad. Como decía mi madre, la moda es como un saco al que le van dando la vuelta cada X años. Como ella lo sabía, guardaba, por ejemplo, las blusas de lunares, porque sabía que en 10 años, se las volvía a poner….. Sin embargo conocí una persona muy sistemática, que eliminaba todo aquello que permanecía más de 4 temporadas en su armario, vestidor, por supuesto…. Es decir, algo que te hayas puesto o usado ya 3 temporadas seguidas, no puede en ningún caso llegar a la cuarta…..

new-arrival-2014-summer-girl-mom-parents Conozco bien los resultados que esto tiene en su propia familia. Bueno, es un estilo de vida que le transmitimos a los hijos, es respetable, pero sin duda con efectos perniciosos. Para este modelo familiar, es mucho más importante que jamás, repito jamás, salgamos a la calle sin algo de marca, por supuesto de esta temporada, que por ejemplo, poder optar a pagarnos ciertos servicios de sanidad privada no incluidos en la pública…… Curioso, no ¿?

 

Cómo defendernos contra las modas  :

–          Tenemos que educar nuestro sentido de la estética. Lo primero es distinguir lo moderno, de lo absurdo o ridículo.

–          Vestir, siempre a nuestro gusto, no al de los demás. Cuantas veces los chicos/as compran prendas influenciados por la moda o el grupo, y se las ponen una sola vez, durmiendo ya por siempre el sueño eterno en sus siempre quejosos armarios……..

–          Siempre debemos valorar más a la persona que a su apariencia. Por supuesto es importante, pero sobre todo lo es, por lo que implica, por lo que nos transmite de él o ella, de su nivel de cuidado personal, de su sentido de la armonía y la estética, etc. Es muy importante aprender a diferenciar esto último.

–          Lo peor sería convertirnos en un maniquí de escaparate, perfecto por fuera, pero de cartón por dentro, sólo vestido con unos lindos trapos……

–          Sobre todo, teniendo muy claro nosotros mismos, y transmitiendo a nuestros hijos, que quienes anuncian la moda, cobran, nosotros somos los que decidimos pagar por ello. Pero si hacemos de ello una verdadera necesidad, generamos una conducta altamente peligrosa a medio plazo.

Consecuencias de entrar sin control en la rueda consumista  : 4

–          Llega un momento, en que por mucho que se tenga, todo es poco, y siempre nos falta algo.

–          El deseo puede desbordar la realidad, hay que ser consciente, sobre todo a ciertas edades, que todo no se puede tener, y sobre todo, tenerlo YA ¡¡¡. Os acordáis en la película : “Charlie y la fábrica de Chocolate” ¿?. El personaje de Veruca Salt, es el prototipo de niña mal criada. Quiere cosas nuevas constantemente, las quiere YA, y sobre todo, en cuanto es consciente de que ya las posee, pierden todo su valor, y de nuevo comienza a pedir….. Os suena ¿?

–          También hay que saber que lo que para unos es mucho, para otros, no es nada, y viceversa….. Lo que algunos desprecian, otros lo desean.

 Conclusión final : No por mucho consumir se es más feliz.

artecallejero-stencil-el+consumo-mexico

No Comments