July 23, 2019

Cuando decidimos iniciar una carrera profesional, abrir nuevas vías de negocio o comenzar un camino en el que “eres un emprendedor” empezamos siempre desde cero, tanto para lo bueno como para lo malo, y pese a que podamos tener muchos conocimientos y experiencias anteriores.

Si tenemos experiencia quizá ya no tenemos pequeños errores que se interpongan  en nuestro camino, pero siempre podemos cometer otros tantos errores que nos pongan trabas. Si somos conscientes de ello sabremos que en estas ocasiones si prevenimos, curamos.

  1. Para empezar de cero se necesita una idea, muchas veces un sueño, que debe plasmarse en un plan. Debemos fabricarla con mimo y tenerla pintada en la pared de nuestra habitación para no olvidarla nunca. Esa idea nos dará la esencia; evitamos que se contamine y conseguiremos pronunciar la codiciada frase “no tengo un plan pero tengo un sueño”.
  2. Como es lógico tenemos que cubrirnos la espalda en lo legal: muchos aspectos de este ámbito se escapan de nuestros conocimientos y  es mejor evitarlos. Los abogados no son médicos que sanan, son vacunas que previenen. Cuando empezamos de cero somos un recién nacido al que cada mes debemos vacunar de todos los posibles riesgos que podemos tener.
  3. Es hora de actuar y para hacerlo tenemos que tener todo planificado, desarrollar y llevar a cabo acciones de marketing que nos hagan hacer rentable nuestro negocio o profesión. Tenemos que saber cómo comunicar y cuándo hacerlo, no solo de manera global sino al público que no nos conoce; políticas de expansión para luego recoger lo sembrado.
  4. Más aún en la nueva era de Internet, mucho más cómodo pero nada fácil. Una constante evolución que hace que la perfección sea una ilusión utópica. Éste es el motivo esencial por el cual la formación en este área de acción, ya más que imprescindible, nos otorga la herramienta clave para la evolución desde el comienzo hasta la madurez en el plano laboral.
  5. Empezamos solos y la base de todo proyecto o carrera son los contactos, y esto lo saben desde que los romanos pisaron la península ibérica. Escucha a tus semejantes, intenta hacer colaboraciones con terceros o incluso haz proyectos multidisciplinares a través de networking; esto me suena de algo…
  6. Al empezar un proyecto de cero cualquier ayuda financiera nos resultará de gran ayuda, sobre todo para crecer exponencialmente. Hay muchas vías y entre todas debemos elegir la que más acorde vaya con nuestra idea, sí eso es, lo que tenemos pintado en la pared de la habitación.

No Comments