July 22, 2019

¡Pida su crédito hasta 3.000 euros en tan sólo 5 minutos!

 

Esta frase la vemos y oímos casi a diario en montones de cadenas de televisión, internet, radio… Si actualmente está pensando en contratar un préstamo o crédito, debería de tener especial cuidado con estos anuncios y tener algunos factores en cuenta antes de contratar.

 

Pedir un crédito o un préstamo es igual a adquirir una obligación durante bastantes meses, por lo que es necesario no tomar esta decisión a la ligera. Es fundamental hacer un análisis de nuestras finanzas familiares mensuales y calcular si el impacto de una cuota mensual es viable, incluso si la necesidad de la contratación es por motivos de urgencia o imprevistos.

 

Si es así, veamos 4 claves que nos ayudarán a elegir un producto con las mejores condiciones:

 

Usar comparadores de créditos y foros especializados

 

Gracias a los medios de información como internet tenemos una infinidad de recursos para consultar, comparar y leer opiniones de usuarios. Usar comparadores de estos productos nos ayudarán a ver una visión global de los créditos existentes en el mercado y ver las condiciones que nos ofrecen. También es aconsejable pedir condiciones en nuestro banco habitual, pues es posible que al tener una buena relación con nuestro banco durante años puedan ofrecernos un buen crédito a un interés interesante.

 

Tipo de interés y comisiones

 

Quizás este punto sea el más importante, como citamos al principio, existen publicidad invasiva que ofrecen créditos rápidos con una mensualidad muy baja o asequible pero… ¡cuidado! A menudo estos préstamos entrañan intereses altísimos y gastos de apertura abusivos aprovechándose de la necesidad del solicitante.

Es importante que nos fijemos en el tipo de interés ofertado, gastos de apertura y gastos de cancelación para no pagar gastos de interés excesivos.

 

Contratación de productos adicionales

 

Muchas entidades ofrecen buenos intereses y condiciones pero a menudo están ligados a la contratación de otros productos ofertados por la entidad como seguros de vida, seguros de vehículos o la domiciliación de nuestra nómina. Debemos de leer muy bien las condiciones y el tiempo de contratación y hacer nuestros cálculos, pues no sería inteligente contratar un crédito a un buen interés si después vamos a pagar de más en otros productos o comisiones.

 

Leer la letra pequeña

 

Como último consejo, leer la tan odiada letra pequeña. Realmente, este consejo sirve para cualquier producto o contratación que hagamos en nuestra vida. Si hay alguna clausula que no entendamos no nos de pereza preguntar hasta que hayamos disipado todas nuestras dudas.

 

En resumen, pedir un crédito es una decisión importante, así que todo la información que leamos, comparemos productos y preguntemos condiciones, lo agradecerá nuestras finanzas familiares.

No Comments