November 23, 2017

Cuando hablamos de reducir costes para ganar en competitividad, muchas empresas se fijan en las medidas promovidas por el FMI como abaratar el despido pensando que reducir la plantilla y aumentar la carga de trabajo sobre menos personas puede producir buenos resultados. Sin embargo, es por todos conocidos que las empresas mejor valoradas en España utilizan la responsabilidad del empleado y la motivación de los mismos para conseguir los mismos resultados ofreciendo horario flexible y distintos beneficios.  Aun así, el buen trato a los empleados no lo hace todo y aquí proponemos algunas ideas para reducir costes sin tocar la plantilla.

  1. Elimina los gastos superfluos: Prácticamente todo lo que utilizas en tu oficina podría salir más barato. Evita gastar el dinero en cosas que no sirvan para nada, compara los precios de las tarifas de energía, teléfono, etc… que estés pagando y contrata otras alternativas más rentables. Sustituye material de marca por otros de marca blanca de la misma calidad. Reduce comidas de empresa por desayunos o meriendas y busca otras opciones en cada euro de gasto. A la hora de reducir costes, todo lo que no sea estrictamente necesario sobra y debe ser eliminado.
  2. Negocia con tus proveedores: Intenta conseguir descuentos por antigüedad, compra de grandes cantidades, relación a largo plazo etc… y compara otras opciones que te ofrezcan mayores beneficios. Ten en cuenta todo lo que necesites y ten las cuentas claras, así como las necesidades que esperas ir teniendo. No olvides prever algunos gastos de contingencia. Consulta las ofertas para pymes de comparadores de mensajería como Packlink para lograr mejores precios en tus envíos. Se trata de mantener todo lo que es necesario para el buen funcionamiento de la empresa pero de forma mucho más económica.
  3. Optimiza tu  conexión a Internet: El precio a pagar por una buena conexión a Internet puede hacerte ahorrar miles de euros. Para empezar, intenta sustituir los viajes de empresa para tener reuniones por un sistema de videoconferencia o por uno de telepresencia si trabajas de forma continua con grupos de trabajo deslocalizados. Opta por un sistema de atención al cliente online y trabaja en marketing online y en redes sociales, lo que te puede permitir mucha publicidad mucho más gratuita. Trabaja el SEO y el SEM de tu página web y logra un mayor conocimiento de marca. Sustituye llamadas de teléfono por llamadas gratuitas por Skype o Whatsapp.

En definitiva, hay muchas formas de ahorrar y lograr una mayor competitividad, ya que un mayor ahorro también supone una mayor capacidad de inversión en la mejora de la empresa. Por último, no podemos olvidar que no hay que descuidar el I+D y la formación de nuestros empleados, buscando siempre la manera de ofrecer el mejor servicio con el menor gasto. Si tras hacer estas reformas nuestros clientes no se han dado cuenta de las diferencias –salvo que sea a mejor- pero hemos logrado reducir las facturas habremos logrado el objetivo.

No Comments