September 20, 2017

Cuando nos paramos a pensar en los orígenes del comercio, lo único que podemos dar por sentado es que data desde mucho tiempo antes que los inicios de la historia. Y es que llevamos en nuestro ser aquello que llamamos: Comerciar.

F100008920

Sé que en este post vamos a hablar de hipotecas, y quizá esta introducción te haya cogido un poco fuera de contexto. Que no te extrañe, podemos ayudarnos de herramientas a nuestro alcance hoy en día que nos posibilitan tener más conocimientos a la hora de tomar estar decisión. Muchos de nosotros tendemos a ver “al Banco” como a un ente muy poderoso al que tenemos que hacer caso y cuya palabra prácticamente es ley. Pues bien, nosotros que en nuestras operaciones inmobiliarias estamos muy acostumbrados a tratar con entidades bancarias, podemos asegurarte que eso es precisamente lo que los bancos quieren de ti.  No nos engañemos, ya sabemos que los bancos utilizan el miedo para conseguir tenerte atado, o “fidelizado” como ellos mismos aseguran. Esto no es nuevo, pero lo que si puede parecerle nuevo es el romper el paradigma de enaltecimiento que le damos al banco. Hemos olvidado negociar, y esta sociedad se empeña en recordárnoslo con sus creencias tan arraigadas. Pero no te preocupes, que te vamos a dar 3 pilares fundamentales que tienes que saber antes de pedirle a cualquier banco una hipoteca. Solo tienes que hacer bien los deberes, estar preparado y con información. Ten en mente lo siguiente:

1- La primera clave, quizá mucha gente lo haga, pero otros quizá lo hemos pasado por alto: Tienes que negociar con varios bancos. De la misma manera que cuando vamos a comprarnos ropa, o como hacemos en el sector de la telefonía, miramos al céntimo lo que nos ofrecen unas, lo caro o barato que me lo deja otra… Esta es la fórmula que tenemos que aplicar con los bancos. Nosotros hemos tenido ejemplos de negociaciones donde una sucursal de un banco nos denegaba una operación y sin embargo en la sucursal del barrio colindante nos la han aprobado. Dentro del mismo banco, incluso compiten entre sucursales. No tengas miedo a ofrecer tu propiedad a distintas entidades y así podrás hacer tu propio estudio de mercado. Siempre acaba con “…lo tengo que mirar” y ganamos tiempo para probar que te dicen en otro banco.

2- Cuidado con la información que revelas, recuerda que la información es poder y es importante que juegues bien todas tus cartas en el momento adecuado. Así enlazamos con la segunda clave: No digas nunca lo que vale tu hipoteca cuando negocies con el banco. Puede parecer un tópico pero es importante que leamos la letra pequeña, que no demos nada por sentado y que tengamos una tasación propia. Cuidado con las tasaciones de los bancos, que ellos tirarán para su lado y te pueden dar una visión equivocada de la situación de tu propiedad. Haz tus deberes y consigue una tasación oficial por tu cuenta.

3- Hemos dejado para el final la clave más tonta, si se me permite, y no por ello la menos importante. Diría que es algo vital que le puede pasar a cualquier persona pero es importante tener presente. Nos hemos encontrado con muchos casos cuya llave ha sido el ser fiel a esta tercera clave: No muestres nunca necesidad. Los bancos son empresas serias que no dejan pasar una oportunidad y es importante que “hagas los deberes” y que te nutras de la máxima información posible. Te llamará, el banco siempre te vuelve a llamar, así que no muestres necesidad ni urgencia en una negociación ya que no queremos que se vea ningún síntoma de debilidad que pueda influir negativamente en nuestra operación.

Como reflexión final: es muy importante estudiar el panorama inmobiliario y la situación de la banca a la hora de conseguir una hipoteca. Compara en simuladordehipotecas.org, aprende, analiza y sobre todo, sigue estos tres consejos que te servirán muchísimo para el día a día.

No Comments